Oh Snap!

Please turnoff your ad blocking mode for viewing your site content

Home / Ejercicios - Masa Muscular / Lo Mejor Para Aumentar Masa Muscular: Fundamentos I

Lo Mejor Para Aumentar Masa Muscular: Fundamentos I

Pasos Fundamentales Para Que tu Masa Muscular Aumente

  1. Parte I: Pasos Fundamentales Para Que tu Masa Muscular Aumente
  2. Parte II: Tres Claves para Favorecer el Crecimiento Eficiente de tu Masa Muscular
  3. Parte III: Tres Claves de Entrenamiento para Ganar Musculatura
  4. Parte IV: Consideraciones para Aprovechar los Ejercicios en el Gimnasio

Es cada vez más frecuente la pregunta sobre trucos y claves para incrementar la masa muscular. Se trata de una preocupación de muchas personas que buscan hacerlo de una manera saludable y segura.

Para empezar a responder a esta pregunta, tendremos que definir qué es la hipertrofia muscular. Y luego de ello, conocer también cuáles son los tipos de fibras que componen estos músculos.

¿Qué es la Hipertrofia Muscular?

Aunque el término pueda sonarnos raro, en realidad la hipertrofia muscular es justamente lo que buscamos, y no es otra cosa que el proceso a través del cual el tamaño de nuestros músculos se incrementa. En muchas ocasiones, este desarrollo muscular viene acompañado de un incremento en la cantidad de las fibras que forman los músculos, logrando en ese caso un cuadro llamado hiperplasia.

En ese orden, podemos comenzar distinguiendo dos tipos de hipertrofia muscular, lo cual es por lo general consecuencia del tipo de entrenamiento físico al que nos sometemos.

Tipos de Hipertrofia: Volumen y Fuerza

01 El primero de ellos es la hipertrofia sarcoplasmática. Es la favorita de los fisicoculturistas, cuya prioridad número uno suele ser aumentar la masa muscular, aunque no tanto la fuerza. Este tipo de hipertrofia se produce cuando lo que aumenta es el tamaño de la célula, generando una sensación de “hinchazón” en los músculos, sin que ello tenga necesariamente su correlato en el incremento de la fuerza.

02 El otro tipo de hipertrofia es la miofibrilar o sarcomérica. En este caso lo que crece de tamaño es el material contráctil de nuestras células musculares. La consecuencia será un incremento en la fuerza y un aspecto exterior más “rocoso” en nuestros músculos.

Vale decir que es éste el tipo de hipertrofia que buscan los deportistas cuyo entrenamiento está orientado a competir en deportes en los que interviene la fuerza, como es el caso del levantamiento de pesas, o los certámenes de tipo “ironman”.

tipos-hipertrofia

Lo bueno de todo esto es que dependiendo de qué tipo de entrenamiento llevemos a cabo, podremos generar uno u otro tipo de hipertrofia. Es decir, sólo músculos abultados, o bien músculos abultados y con fuerza. Y lo mejor de todo: es posible combinarlas.

En la que más nos interesa, la hipertrofia sarcoplasmática, el ejercicio tiene como resultado un mayor almacenamiento de glucógeno. ¿Cómo se lo logra? Con determinados tipo de ejercicio (y alimentación) nuestro cuerpo logra almacenar más cantidad de glucógeno y mayor hidratación de carbohidratos de los que se consumen. El “saldo favorable” es lo que luego se convierte en masa muscular visible.

Dos Tipos de Fibras

No todos nuestros músculos tienen las mismas fibras, del mismo modo que no todos los deportistas desarrollan o logran la hipertrofia en el mismo tiempo. Para entenderlo mejor, debemos saber que las fibras musculares se clasifican en las de tipo I (ST) y las de tipo II (FT).

Las primeras (tipo I) son también conocidas como fibras rojas o fibras lentas, y predominan en atletas dedicados a los deportes de resistencia (corredores de media y larga distancia, maratonistas, etc).

En contrapartida, las tipo II, denominadas también fibras blancas o rápidas, predominan en fisicoculturistas.

Si bien buena parte del desarrollo de uno y otro tipo de fibras se logra a partir del entrenamiento, no es en vano admitir que muchos nacemos con cierta predisposición genética orientada hacia algún tipo de fibras. Por eso no es de extrañar que ciertas personas tienen mayor habilidad para un tipo de actividad física, y ciertas otras destacan en actividades diametralmente opuestas.

Sin dudas, estas diferencias genéticas llevadas al extremo del entrenamiento profesional, terminan determinando una ventaja genética difícil de contrarrestar.
Lo cierto es que las fibras FT son las que tienen mayor predisposición para la hipertrofia, facilitándoles el camino a aquéllos que tienen mayor proporción de las fibras tipo II.

Estas fibras son también denominadas “rápidas” a partir de su veloz capacidad de contracción. Para estimularlas será necesario levantar pesos de forma rápida o incluso de manera explosiva.

Lo Mejor Para Aumentar Masa Muscular: Fundamentos II

Compartir es Bueno, Comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *